Sir Edward Bulwer-Lytton

Bulwer-Lytton nació el 25 de mayo del 1803, hijo del General William Earle Bulwer y de Elizabeth Barbara Lytton, hija de Richard Warburton Lytton de Knebworth, Hertfordshire. Tenía dos hermanos mayores, William Earle Bulwer Lytton (1799-1877) y Henry (1801-1872), más tarde Lord Dalling.

Cuando Edward tenía cuatro años su padre falleció y su madre se trasladó a Londres. Se dice que era un niño delicado y neurótico, que pasó por varios internados; no obstante fue muy precoz y Mr. Wallington de Baling lo animó a publicar, a la edad de quince años, una obra inmadura, Ismael y otros poemas.

En 1822 ingresó en el Trinity College, en Cambridge, pero poco después se trasladó a Trinity Hall. En 1825 ganó la Medalla de Oro del Cancilleren, un premio de poesía inglesa. Al año siguiente se licenció en Artes, al mismo tiempo que publicaba un librito de poemas: Weedsand Wild Flowers.

Adquirió una comisión en el ejército, pero abandonó sin cumplirla. Su paso por el ejército fue muy breve. En Agosto del año 1827, contra los deseos de su madre, se casó con Rosina Doyle (1802-1882), una famosa y bella mujer irlandesa. Cuando se casaron su madre le retiró la prestación económica y Bulwer-Lytton se vio forzado a trabajar para vivir. Tuvieron dos niños, Lady Emily Elizabeth Bulwer-Lytton (1828-1848) y (Edward) Robert Lytton Bulwer-Lytton, Primer Conde de Lytton (1831-1891) quien se convirtiera en el virrey de la India británica (1876-1880).

Bulwer-Lytton comenzó su carrera como seguidor de Jeremy Bentham. En 1831 fue elegido miembro de St. Ives en Cornwall, tras lo cual regresó a Lincoln en 1832 y fue miembro en el Parlamento de esta ciudad durante nueve años. Se posicionó a favor de la Ley de Reforma y tomó el papel principal en obtener la reducción, redactando luego en vano la derogación de los impuestos sellados de los diarios. Su influencia fue quizás más sentida cuando, con el despido de los Whigs de su cargo en 1934, publicó un folleto titulado “Carta a un Ministro Retrasado del Gabinete en Crisis”. Lord Melbourne, entonces Primer Ministro, le ofreció el ilustrísimo Almirantazgo, al cual se negó por las probabilidades de que interfiriera en su actividad como escritor.

Su labor de escritor y el trabajo político tensaron su matrimonio. En 1833 la pareja se separaba de forma tormentosa y en 1836 la separación ya era legal…

La muerte de la madre de Bulwer-Lytton en 1843 lo entristeció en gran medida. Su propio agotamiento por el duro trabajo y por el estudio, le había llevado a una gran ansiedad y dolor, y “sobre el mes de Enero del año 1844, me destrocé profundamente” (Extracto de “Confessions of a Water-Patient”, publicado en 1875 como folleto). En la habitación de su madre, Bulwer-Luytton había inscrito por encima de la repisa de la chimenea una solicitud de que las generaciones futuras preservaran la habitación tal y como su madre la hubiera usado; esto permanece prácticamente invariable hasta el día de hoy.

El 20 de Febrero del 1844, de acuerdo con la voluntad de su madre, cambió su apellido “Bulwer” por el de “Bulwer-Lytton” y aceptó las armas de Lytton por licencia real. Su madre, al quedarse viuda, había hecho lo mismo en 1811. Sin embargo, sus hermanos mantuvieron el común apellido de “Bulwer”.

En 1841, dejó el Parlamento y no regresó a la política hasta el 1852, esta vez después de haber diferido de la política de Lord John Russell sobre las Leyes del Maíz, de modo que Bulwer-Lytton tomó partido por Hertfordshire como conservador. Lord Lytton mantuvo este cargo hasta 1866, cuando fue ascendido como Barón Lytton de Knebworthen el Condado de Hertford. En 1858 entró en el gobierno de Lord Derby como Secretario de Estado para las Colonias, de modo que trabajó junto a su viejo amigo D’israeli. En la Cámara de los Lords estuvo realmente inactivo. Tomó un especial interés en el desarrollo de la Colonia de la Corona de la Columbia Británica y escribió con gran pasión a los Ingenieros Reales sobre la asignación de sus tareas allí. La confluencia de los ríos Thompson y Fraser fue rebautizada en su honor por el Gobernador Sir James Douglas en 1858 como Lytton, en la Columbia Británica.

Bulwer-Lytton había sufrido mucho con una enfermedad en el oído y en los últimos dos o tres años de su vida estuvo viviendo en Torquay cuidando de su salud. Después de una operación para curar la sordera, un absceso que se le había formado en el oído, se le reventó y tuvo que soportar un intenso dolor durante una semana; finalmente murió a las 2 de la madrugada el 18 de Enero del año 1873, justo antes de su setentavo cumpleaños. La causa de la muerte no fue clara, pero se pensó que la infección le había afectado el cerebro y le había causado el mortal ataque. Rosina lo sobrevivió nueve años, y  contra su voluntad, Bulwer-Lytton fue honrado con un funeral en Westminster Abbey.

Obra Literaria

La carrera literaria de Bulwer-Lytton se inició en 1820 -con la publicación de un libro de poemas- y abarcó gran parte del siglo XIX. Escribió en una gran variedad de géneros, incluyendo ficción histórica, misterio, novela romántica, ocultismo y ciencia-ficción. Financió su extravagante vida con una producción literaria prolífica y variada, a veces incluso con publicaciones anónimas.

En 1828 la novela “Pelham” le trajo el reconocimiento público y lo dotó de una reputación como ingenioso y elegante escritor. Su intrincada trama y el retrato humorístico, tan extremadamente de estilo pre-victoriano, mantuvo muchos chismes ocupados en tratar de asociar las figuras públicas con los personajes del libro. Pelham se asemejaba a la reciente primera novela de Benjamin D’israeli, Vivian Grey (1827). Bulwer-Lytton admiraba al padre de Benjamin, Isaac D’israeli, autor también reconocido. Estos empezaron a escribirse a finales del 1820 y se conocieron por primera vez en Marzo del 1830, cuando Isaac D’israeli cenó en casa de los Bulwer-Lytton.

Pero Bulwer-Lytton llegó a la cúspide de su popularidad con la publicación de Godolphin (1833). Éste fue seguido por The Pilgrims of the Rhine (1834), The Last Days of Pompeii (1834), Rienzi, Last of the Roman Tribunes (1835), y Harold, the Last of the Saxons (1848). The Last Days of Pompeii estuvo inspirado por la pintura de Karl Briullov, The Last Day of Pompeii, que Bulwer-Lytton había visto en Milán.

Escribió también la historia de terror The Haunted and the Haunters o The House and the Brain (1859) y otras muchas obras, incluyendo The Coming Raceor Vril: The Power of the Coming Race (1871), que ganó interés en gran medida por el ocultismo y la contribución al nacimiento del género de ciencia ficción. Su historia de una raza subterránea a la espera de recuperar la superficie de la Tierra es un tema de ciencia ficción temprana. El libro popularizó la teoría de la Tierra Hueca y pudiera haber inspirado también el misticismo nazi.

Su obra Money (1840) fue representada por primera vez en el Teatro Real de Haymarket, en Londres, el 8 de Diciembre de 1840 y fue la primera producción estadounidense en el Teatro Old Park de Nueva York, el 1 de Febrero de 1841. Producciones posteriores incluyen The Prince en el Teatro de Wales (1872), una pieza que sirvió de obra inaugural del nuevo Teatro de California en San Francisco en el año 1869.

Sus Novelas según año de publicación:

Leila: or The Siege of Granada – Leila o el sitio de Granada.

Calderon, the Courtier

The Pilgrims of the Rhine Falkland (1827) Pelham: or The Adventures of a Gentleman (1828)- Pelham o las aventuras de un caballero.

The Disowned (1829).

Devereux (1829).

Paul Clifford (1830).

Eugene Aram (1832).

Godolphin (1833).

Falkland (1834).

The Last Days of Pompeii (1834)-Los Últimos Días de Pompeya.

Rienzi, the last of the Roman tribunes (1835)-Rienzi, el último de los Tribunos Romanos.

The Student (1835)

Ernest Maltravers (1837)-Ernesto Maltravers.

Alice (1838)

Night and Morning (1841)-Luz y sombras.

Zanoni (1842)

The Last of the Barons (1843)

Lucretia (1846)

Harold, the Last of the Saxons (1848)

The Caxtons: A Family Picture (1849)

My Novel, or Varieties in English Life (1853)

The Haunted and the Haunters or The House and the Brain (1859)-La casa de los espíritus.

What Will He Do With It? (1858)

A Strange Story (1862)

The Coming Race (1871), reeditado comoVril: The Power of the Coming Race- La Raza Futura.

Kenelm Chillingly (1873)

The Parisiens (1873, inacabado)

Poesía:

Ismael (1820)

The New Timon (1846), un n attack on Tennyson published anonymously

King Arthur (1848-9)

Glenaveril or The metamorphoses-Un poema distribuido en seis libros (1885)

Óperas:

Varias de las novelas de Bulwer-Lytton se adaptaron a óperas, una de las cuales fue Rienzi, der Letzteder Tribunen de Richard Wagner, que con el tiempo se hizo más famosa que la propia novela. Leonora por William Henry Fry, la primera ópera compuesta en los Estados Unidos de América, está basada en la obra de Bulwer-Lytton La dama de Lyons.

Revistas:

En 1831, Bulwer-Lytton se convirtió en el editor de la New Monthly, pero renunció a su puesto al año siguiente. En 1841, comenzó la crónica mensual en una revista semi-científica.

Traducciones:

Sus obras de ficción y semi-ficción se tradujeron en su día y desde entonces se hace a muchos idiomas, incluyendo el serbio (por Laza Kostic), el alemán, el ruso, el noruego, el sueco, el francés, el finlandés y el español. En 1879, su Ernest Maltravers fue la primera novela completa de Occidente en ser traducida al japonés.

Durante su carrera escribió poesía, prosa, y obras de teatro; su última y escalofriante novela fue Kenelm, que estaba en curso de publicación en la revista Blackwood en el momento de su muerte en 1873.

Bulwer-Lytton Esotérista

Bulwer-Lytton escribió más de 50 libros. Al principio de su carrera publicó muchas novelas que sucedían en los altos círculos sociales, y sus protagonistas eran enamorados afortunados del tipo de Byron. Cuando el gusto del público cambió hacia las novelas que discurren entre los círculos más bajos de la sociedad, el joven auto-ofreció entonces a sus lectores obras como Paul Clifford, el caballero vagabundo.

Cuando estuvieron de moda las novelas históricas, escribió Los Últimos Días de Pompeya, Haroldo, El último de los Reyes Sajones, Ríensi, cuya popularidad subsiste hoy, y otras más.

Pero para satisfacción propia, como estudiante de lo oculto, Bulwer-Lytton escribió: Una Extraña Historia; Zanoni; La Raza Futura, y por último La Casa y el Cerebro.

No cabe la menor duda de que Bulwer-Lytton fue un ardiente estudiante del ocultismo y de los fenómenos espirituales, a juzgar por las cartas que sobre este asunto envió a su hijo, a Lady Combermere, a John Forster, y a otras personas de su círculo íntimo. Tal vez creía más en el ocultismo de lo que quieren admitir sus biógrafos.

Bulwer-Lytton escribió el 13 de junio de 1853: “He perseguido la ciencia en extraños misterios, desde que nos separamos, y he avanzado mucho en el mundo espiritual, lo bastante para destruir toda la metafísica existente y para asombrar a la razón más fuerte. ¡Oh pobre materialista!”

Las ideas de Bulwer-Lytton acerca de religión, como se expresan en la carta a su hijo fechada el 17 de diciembre de 1861, son iluminadoras, forman una disertación filosófica espléndida acerca de la inmortalidad del alma. (Véase La Vida de Edward Bulwer, por el Conde de Lytton, volumen 2, página 401 y siguientes). Dice allí a su hijo que se tenga firme en “la convicción acerca del alma y del más allá, y acerca del lazo que nos une a ellos, que se encuentra en la oración.”

Bulwer-Lytton fue miembro de la Sociedad Rosacruz Inglesa creada por el enigmático teurgo inglés, Francis Barret (1765-1825), quien seguía las tradiciones medievales que habían llegado hasta él, desde otras regiones de Europa y Oriente, muchas de ellas en forma oral. Barret tomó como base de sus prácticas las instrucciones y manuscritos del Abate Tritemio y Cornelio Agripa. Antes de morir formó un selecto grupo de discípulos o Aprendices de Magos en Londres, para estudiar, ampliar y preservar esta tradición. Entre ellos se encontraba Sir Edward Bulwer Lytton y un muy reducido número de discípulos -al día de hoy desconocidos. A la muerte de Barret, Bulwer Lytton continuó con la agrupación en Londres y a ésta agrupación se conectó el Abate Alphonse Louis Constant de Francia, mejor conocido como Eliphas Levi Zahed (1810-1875).

En 1854 Eliphas Levi visitó Inglaterra donde estableció amistad con Bulwer-Lytton, quien lo iniciaría en las prácticas y misterios ocultistas. Parece ser que permaneció en casa de Bulwer-Lytton donde fue iniciado en el Equinoccio de Primavera 1854, en Londres. Allí hizo un retiro de 21 días y participó en experiencias teúrgicas con la invocación de Apolonio de Tiana…

En verdad es muy poco lo que conoce de la actividad esotérica de Bulwer-Lytton, ya que sus biógrafos se han encargado de resaltar solamente sus aspectos más triviales y mundanos, pero cuando leemos sus novelas Zanoni y La Raza Futura, comprendemos que fue todo un conocedor de los misterios iniciáticos y ocultistas de la tradición hermética.

Print Friendly, PDF & Email

No se admiten más comentarios